La Sal del Himalaya, otra moda sin sentido

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  ,  , 

cover-image

Queremos dejar claro desde el inicio: Esta sal comparte todos los perjuicios para la salud que conocemos del consumo excesivo de la sal de mesa.

La moda por el consumo de alimentos exóticos a los que se atribuyen cualidades inexistentes llegó para quedarse. Todo esto favorecido por internet y las redes sociales, donde se promocionan las “propiedades” de estos productos en forma indiscriminada. Ya vimos el caso del aceite de coco y la dieta del genotipo, con el tiempo iremos revisando más ejemplos.

Se puso de moda en Europa hace más de 15 años debido a la publicación de un estudio de un tal Peter Ferreira, quien se hace llamar “biofísico” del “Institute for Biophysical Research” (que no existe y del cual es director) y que coincidentemente también vende esta sal y libros acerca de ella.

En Chile es promocionado en sitios que promueven “alimentación saludable”, atribuyéndole propiedades curativas tan absurdas como que “ayuda al drenaje de líquidos”, ¡si un hipertenso o un insuficiente renal siguiera esta absurda indicación podría llegar a complicaciones graves!, que ayuda a adelgazar, y otras propiedades.

No existen estudios que respalden algunas de estas “propiedades” y el atribuirlos a un producto cuyo sobreconsumo es comprobadamente perjudicial es, por lo menos, irresponsable.

¡No es posible que puedan inventar propiedades a un producto sólo para venderlo cuando con eso pueden provocar daño a las personas! (esperemos que por ignorancia y no por negligencia).

La verdad es la siguiente: Quienes venden estos productos no tienen ningún interés por la salud, sólo manejan un negocio.


Las propiedades reales de la sal del himalaya son:


1. No es del Himalaya

La “sal del Himalaya” es una sal que se extrae desde piques subterraneos de la segunda mayor mina de sal del mundo, ubicada en Pakistán, aunque lejos de las montañas del Himalaya de ese país. Ésta denominación es sólo para darle un aire aún más exótico a su orígen y facilitar su marketing.

2. Es sal en un 97%

Esta es la parte en que no difiere de la sal común, por lo tanto el 97% de cloruro de sodio comparte en ambos tipos de sal todas sus propiedades, incluyendo la asociación con problemas cardiovasculares y renales debido a su consumo excesivo.

El resto corresponde de un 2 a un 3% de polihalita (un tipo de sulfato), más pequeñas trazas de otros elementos.1, 2

No ayuda a “drenar líquidos”, de hecho todo lo contrario, su sobreconsumo llevará a retención de líquidos por exceso de sodio en el cuerpo, y con ello a hipertensión y sus complicaciones.

3. No está fortificada con Yodo

La sal de mesa se encuentra fortificada con yodo debido a que en Chile (y muchos otros países) existía una alta prevalencia de bocio hipotiroideo, una enfermedad en que el déficit de yodo se asociaba a una disminución de la producción de hormona tiroídea y aumento de volúmen de esta glándula, que se encuentra en la cara anterior del cuello. Actualmente es un problema superado por lo que la suplementación con yodo se disminuyó parcialmente.

Sin embargo, existen estudios que muestran que hasta un 25% de los vegetarianos y un 80% de los veganos presentan déficit de yodo.

Por esto no recomendamos que los vegetarianos y veganos consuman este tipo de sal a menos que estén totalmente seguros de que consumen suficiente yodo en su dieta. Las principales fuentes de éste en la dieta común son los pescados, mariscos, algas y lácteos, por ello los vegetarianos se ven favorecidos por la adición de yodo a la sal de mesa.

Ser vegetariano o vegano es una opción saludable siempre y cuando al restringirse de fuentes de nutrientes de buena calidad (mariscos, que son buenas fuentes de yodo) las reemplacen por otras que logren suplir los requerimientos del organismo, lo que es posible con una dieta completa, equilibrada, variada, inocua y suficiente.

4. Contiene óxido de hierro

El color rosado característico de esta sal se debe a que contiene ínfimas cantidades de óxido de hierro mezcladas en ella.

Sin embargo por cada 1,5g de sal, que es la dosis recomendada diaria promedio de sal, hay 0,05835mg de hierro, que cubren tan sólo un 0,3% del requerimiento diario para mujeres y el 0,6% del requermiento de los hombres.

Si se quisiera utilizar esta sal sólo para cumplir los requerimientos mínimos de hierro deberías consumir medio kilo de sal al día!!! (lo que obviamente es absurdo y podría provocar la muerte)

No sirve para tratar la anemia!

5. Contiene trazas de otros minerales

Quienes publicitan esta sal refieren que presenta “84 minerales”, sin embargo la agencia de protección del consumidor alemana en 2003 analizó esta sal encontrando sólo 8.

Otro análisis de esta sal, proveniente del instituto fantasma de Peter Ferreira, muestra su composición con una lista extensa de minerales, sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando en el análisis aparece un número del tipo <0,001ppm no significa que ese mineral esté en pequeña cantidad, sino que es el límite de sensibilidad del equipo utilizado, que no fue capaz de detectarlo.

Al calcular a qué porcentaje del requerimiento diario de algunos de estos minerales equivale el consumir 1,5g de esta sal obtuvimos los siguientes valores:

Contenido aproximado en 1,5g de sal del Himalaya

Mineral Cantidad % del Requerimiento Diario
Hierro 0,05mg 0,3%*
Calcio 6mg 0,6%
Potasio 5,25mg 1,1%
Magnesio 24mg 5,7%
Zinc 0,0035mg 0,035%*
Azufre 18,6mg -

*porcentaje del requerimiento aproximado de mujeres adultas

Para el resto de los minerales en cantidades detectables los valores son igual de insignificantes que los ya presentados. Se puede encontrar mayor cantidad estos minerales en una porción, por ejemplo, de legumbres.

Estas cantidades de minerales no son suficientes como para explicar algún efecto benéfico, de hecho hay también bajas concentraciones de plomo 1, 2 (comprobadamente tóxico) en niveles igualmente insignificantes en esta sal.

La sal en cualquiera de sus variedades no debe ser considerada fuente de minerales, con la excepción de la sal yodada.

6. La venden 10 veces más cara que la sal de mesa

Después de todo lo que les contamos las únicas razones por las cuales habría que pagar 10 veces más por esta sal serían la eventual diferencia de sabor con respecto a la tradicional, la ausencia del refuerzo de yodo en ella y el color rosado que tiene.

Si lo que quiere es una sal no procesada entonces la sal de mar es una opción muchísimo más barata!

La promoción irresponsable de productos sin la adecuada evaluación caso a caso o sin una real prueba de sus beneficios puede llevar a efectos perjudiciales y, en nuestra opinión, debería estar supervisado estrictamente por organismos de protección del consumidor.


Por:

Nta. Natalia Tasso L. - Dr. Nicolás Vera Z.

Comentarios