L-Carnitina

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  ,  , 

cover-image

El término “quemagrasa” se usa para describir una serie de suplementos que son promocionados debido a su supuesta capacidad para acelerar el metabolismo de grasa, para quemar calorías, para disminuír la absorción de grasas, acelerar la pérdida de peso, incrementar la oxidación de grasas con el ejercicio o de alguna otra forma causar disminución de la grasa corporal.

Frecuentemente estos suplementos contienen una serie de ingredientes, cada uno con su propio “mecanismo de acción” y habitualmente se dice que su combinación produce que estos efectos se “potencien”.

La L-Carnitina no sirve para bajar de peso ni quemar grasa

La lista de de suplementos que dicen provocar estos efectos es larga. En una serie de posts revisaremos algunos de estos suplementos, comenzando por la popular L-Carnitina.

L-Carnitina

La L-Carnitina es una sustancia que se promociona por su supuesta capacidad para acelerar el metabolismo de las grasas, reducir la cantidad de grasa corporal, aumentar la masa muscular y su “definición”. Por esto es recomendada frecuentemente para bajar de peso.

La L-Carnitina se produce endógenamente en el cuerpo y además se puede obtener de los lácteos y las carnes rojas de la dieta.

Sólo de un 5 a un 18% de la carnitina proveniente de suplementos es absorbida vs un 75% de la carnitina proveniente de la dieta.

Incluso cuando la carnitina en la dieta es insuficiente, las personas sanas sintetizan en el hígado y riñones carnitina suficiente para mantener los depósitos (por esta razón la carnitina no se considera una vitamina).

Aproximadamente un 98% de los ~27g de carnitina del cuerpo se encuentran en los músculos. Llega a ellos desde la circulación sanguínea, que contiene un 0,5% del total de carnitina. Para obtenerla el músculo cuenta con un sistema de transporte activo que logra actuar concentrando la carnitina hasta 5000 veces más que en la sangre, aunque este mecanismo es saturable.

La carnitina es un producto final del metabolismo y se pierde sólamente a través de su excresión por vía urinaria y por las heces. Las pérdidas diarias de ella son mínimas (<60mg/d) y en vegetarianos bajan hasta 20mg/d. Estas insignificantes pérdidas implican que la cantidad aportada por la síntesis endógena y la dieta para mantener los depósitos en el cuerpo es de sólo 20mg al día.

El rol de la L-Carnitina en el metabolismo de las grasas

La L-Carnitina juega un importante rol en el metabolismo de las grasas.

En el ayuno nocturno y durante el ejercicio de intensidad baja a moderada los ácidos grasos de cadena larga son el principal combustible de la mayoría de los tejidos, incluyendo el músculo.

La principal función de la carnitina es transportar estos ácidos grasos de cadena larga a través de la membrana interna de la mitocondria. Una vez dentro de ella los ácidos grasos pueden ser degradados y metabolizados para obtener energía. Además juega un rol modulador del metabolismo de los carbohidratos.

Suplementos de carnitina y metabolismo de grasas

La creencia que la suplementación de carnitina ayuda a la pérdida de peso se basa en que la ingestión de carnitina en forma regular aumenta la concentración de ésta en los músculos.

Luego se asume que si la concentración de carnitina en el músculo aumenta, la oxidación de grasa también lo hace, llevando así a una pérdida gradual de los depósitos de grasa.

Rigurosos estudios han demostrado claramente que la ingestión de carnitina oral no aumenta su concentración muscular.

Además, cálculos de cinética enzimática indican que el músculo (en humanos) en condiciones de reposo tiene más que suficiente carnitina libre para permitir el funcionamiento mitocondrial a máxima velocidad.

El supuesto efecto promotor de la pérdida de peso no sólo es infundado sino que también teóricamente imposible.

Sin embargo, hay estudios que muestran que si la concetración de carnitina puede ser aumentada, se puede reducir el consumo de glicógeno muscular y posiblemente mejorar el metabolismo de las grasas, pero esto se consigue sólamente al incrementar simultáneamente la insulina (por infusión intravenosa o por consumo de grandes cantidades de carbohidratos) y administrando carnitina en forma oral o iv. En deportistas esto lleva a una disminución del uso de glicógeno en ejercicio moderado pero no en ejercicio de alta intensidad.

Aunque es posible que en deportistas la carnitina en combinación con altas cantidades de carbohidratos pueda mejorar el metabolismo de las grasas los hallazgos aún no son concluyentes. Como método para bajar de peso no tiene utilidad.

Comentarios