Las dietas falsas

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  ,  , 

cover-image

Vía mail, en páginas web, en la prensa o por el boca a boca todos hemos escuchado o visto alguna vez acerca de una mágica dieta 100% efectiva que garantiza una pérdida de cierto peso en cierto tiempo. A corto plazo y si son seguidas con disciplina pueden conseguir resultados, sin embargo…

La dieta de (inserte aquí un alimento, astro, número de días, elemento o lo que sea)

¡Siempre es nociva a largo plazo!


**Veamos por qué:


1) Es imposible garantizar una baja de peso en un tiempo determinado para todos por igual

El peso depende de la cantidad de calorías que consumimos y las que gastamos. Cada persona es diferente no sólo en el peso, edad, sexo y contextura, sino que en la cantidad de actividad física que realiza, lo que se correlaciona con la cantidad de energía necesaria por día y no permite generalizar.

2) No existe biológicamente una forma de bajar de peso desde sólo una parte del cuerpo

La promesa de sólo quemar grasa es falsa. Más si lo que prometen es por ejemplo bajar sólo la grasa abdominal. Al bajar de peso nuestro organismo no sólo quema grasas en todos los territorios (a distinta velocidad en cada uno), sino que también masa muscular. Es necesario un balance adecuado de nutrientes, que se consigue sólo a través de una evaluación personalizada, para evitar consumir músculo con la dieta, lo que puede acarrear una baja de la velocidad metabolismo y un mayor efecto rebote.

3) Una dieta no puede basarse en sólo un alimento

Las típicas dietas que se basan en unos pocos alimentos, pueden llevar a malnutrición. Una dieta debe ser balanceada e incorporar todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

4) Las dietas con gran restricción calórica siempre tienen efecto rebote

Es típico ver dietas con aporte calórico de alrededor de 1000 Kcal/día. Éstas llevan inevitablemente a consumo de masa muscular y a la activación de mecanismos metabólicos de ahorro, provocando un efecto rebote que habitualmente lleva a incluso subir a un peso mayor que el previo a la dieta.

5) No puedes pasar hambre todo el día por estar a dieta

Esto influye no sólo en el efecto rebote, sino que afecta el estado de ánimo. Una dieta adecuada debe enfocarse en la distribución correcta de macronutrientes en las comidas y colaciones necesarias para cada persona, vigilando el tamaño de las porciones en cada una.

6) Garantiza resultados sin ejercicio

Está demostrado que los resultados a largo plazo se producen sólo con cambio de hábitos. Una dieta sin ejercicio tiene mayor riesgo de efecto rebote.

7) No cuenta con un plan a largo plazo

La mayoría de las personas que realizan dietas recuperan el peso perdido. Un plan a largo plazo es necesario para mantener los resultados.

8) Sugieren uso de vitaminas o suplementos

Una alimentación balanceada debe permitir mantener un peso adecuado sin necesidad de ingerir suplementos. Muchas veces éstos no están respaldados por estudios serios o incluso pueden interactuar con medicamentos causando efectos no deseados.


Por todo esto mi recomendación es no seguir este tipo de dietas, sino que intentar cambiar hábitos a largo plazo, realizando actividad física, controlando el tamaño de las porciones y consumiendo una dieta variada.

Si eso no es suficiente o no es posible, por patologías concomitantes u otros factores, hay que consultar con un profesional para obtener consejo y recomendaciones.

Comentarios