Probióticos, efectos en la salud, parte 1

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  , 

cover-image

Muchas veces hemos escuchado esta palabra, sobretodo en comerciales de televisión y publicidades en los supermercados, pero, ¿Sabemos realmente qué son? O ¿Qué beneficios científicamente comprobados tienen para nuestra salud?. Daremos a conocer en profundidad qué son los probióticos, que acciones tienen sobre nuestra salud y cómo utilizarlos. En este primer artículo veremos sus efectos sobre la diarrea.

Probióticos: ¿Qué son?


Los probióticos son microorganismos vivos, principalmente bacterias, no patógenas (no producen un daño), utilizados en forma de suplemento alimenticio, que tras ser ingeridos en cantidades suficientes, mejoran el equilibrio microbiano intestinal y provocan efectos benéficos sobre la salud de quienes los ingieren.

¿Cómo actúan?

Los probióticos interactúan con la flora normal del cuerpo humano, se cree que actúan por múltiples mecanismos para entregar efectos beneficiosos:

  • Proveen una barrera protectora, alterando el pH intestinal para favorecer el crecimiento de bacterias no patógenas (no dañinas).
  • Mejoran la respuesta inmunológica del huésped.
  • Producen sustancias antimicrobianas.
  • Compiten directamente con las bacterias patógenas (dañinas) para los receptores en el tracto gastrointestinal.


¿Son útiles los probióticos en el tratamiento de la diarrea?

Sí, son útiles en el tratamieto de distintos tipos de diarrea, veamos por qué:


Diarrea aguda infecciosa:

Los virus, bacterias, y parásitos causan diarrea infecciosa aguda, y se cree que los probióticos actúan contra estos patógenos, compitiendo por los nutrientes disponibles y los receptores de reconocimiento de patrones en el endotelio gastrointestinal, acidificando el medio ambiente local, y el aumento de la respuesta inmune en el tracto gastrointestinal. En un estudio los autores concluyeron que el uso de probióticos junto a una terapia de rehidratación parecen ser seguros y tener efectos beneficiosos claros en acortar la duración y reducir la frecuencia de las heces en la diarrea infecciosa aguda. Sin embargo, se necesita más investigación para guiar el uso de determinados probióticos en grupos específicos de pacientes.

Diarrea del viajero:

La incidencia de la diarrea del viajero es mayor a 50% cuando se viaja a zonas de alto riesgo, como el Medio Oriente, Norte de África, América Latina y sudeste Asiático, y el 5% a 10% cuando se viaja a zonas como América del Norte, Europa del Norte, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda. La diarrea del viajero puede ser causada por la ingestión de alimentos y líquidos contaminados con materia fecal, los síntomas incluyen diarrea, calambres y náuseas. Si no se trata, por lo general, duran de 2 a 6 días, pero puede durar tanto tiempo como un mes.

En un estudio realizado en donde utilizaron varias cepas de probióticos (Saccharomyces boulardii y una mezcla de Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum) se concluyó que tuvieron una eficacia significativa, sin registro de reacciones adversas graves. Por lo que los probióticos pueden ofrecer un método seguro y eficaz para prevenir la diarrea del viajero.

Diarrea inducida por radiación:

Los tratamientos de radiación en el abdomen y pelvis pueden dañar el tracto gastrointestinal inferior y causar diarrea.

Los resultados agrupados de un meta-análisis que incluyó 6 estudios favorecieron significativamente el uso de probióticos por sobre el placebo, para disminuir la incidencia de diarrea La administración de suplementos de probióticos muestra un probable efecto beneficioso en la prevención, y el posible beneficio en el tratamiento de la diarrea inducida por radiación.

Diarrea asociada a antibióticos:

La diarrea es una complicación común del consumo de antibióticos, ocurre entre el 5% y 39% de los pacientes dependiendo de la población y del tipo de antibiótico. Puede ocurrir de 2 a 3 semanas después de la interrupción del tratamiento con antibióticos, que durante el tratamiento.

Un estudio demostró que los probióticos son eficaces para el tratamiento y prevención de la diarrea asociada a antibióticos, hubo una reducción estadísticamente significativa en la diarrea entre los pacientes que recibieron probióticos. La evidencia sugiere que los probióticos agrupados se asocian con una reducción en la diarrea por antibióticos, sin embargo se necesita mayor investigación para determinar qué probióticos se asocian a una mayor eficacia y para qué pacientes recibiendo que tipo específico de antibióticos.

Otro estudio también encontró que la terapia probiótica puede prevenir la diarrea por antibióticos en los pacientes tratados con probióticos en comparación con el placebo, los efectos siguieron siendo significativos cuando los resultados fueron agrupados por especies probióticas, la edad del paciente y la duración del tratamiento antibiótico. 
Sin embargo otro estudio no encontró una disminución significativa en las tasas de diarrea en pacientes hospitalizados mayores de 65 años que recibían tratamiento con antibióticos y además probióticos.

Diarrea por Clostridium difficile:

Los antibióticos pueden destruir la flora gastrointestinal normal y permitir el sobre crecimiento del Clostridium difficile, que puede desencadenar diarrea. Esto puede ocurrir con antibióticos orales, parenterales (intravenosos) e incluso tópicos.

Un meta análisis del 2012, que incluyó en su análisis 20 estudios, que incluyeron 38180 pacientes en total encontró que los probióticos previnieron la diarrea asociada a Clostridium difficile, sin presentar efectos adversos.

Sin embargo un ensayo clínico encontró que los probióticos no lograron efecto protector cuando los pacientes eran mayores a 65 años.

En los próximos artículos seguiremos revisando cuáles otros efectos de los probióticos en la salud. ¡No se los pierdan!

Comentarios