Probióticos, efectos en la salud, parte 2

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  ,  ,  , 

cover-image

Siguiendo con la información sobre los probióticos, en este artículo revisaremos los usos en las siguientes patologías:

  • Infección por Helicobacter pylori
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis Ulcerosa
  • Sindrome de Intestino Irritable

Helicobacter pylori

Es una bacteria que infecta el epitelio gástrico humano, muchas úlceras y gastritis se deben a ella. Vive exclusivamente en el estómago humano, siendo el único organismo conocido que puede subsistir en un ambiente tan extremadamente ácido. La terapia triple de un inhibidor de la bomba de protones más los antibióticos claritromicina y amoxicilina son el tratamiento recomendado para infección por H. pylori.

Se ha demostrado que ciertas especies de Lactobacillus pueden inhibir o matar H. pylori in vitro, y la evidencia de varios meta-análisis sugieren que los probióticos deberían ser una terapia adyuvante en el tratamiento de H. pylori.

En un meta-análisis, los probióticos lácteos fermentados mejoran las tasas de erradicación de H. pylori en un 5% a 15%.

En otro meta-análisis, S. boulardii aumentó significativamente la tasa de erradicación del H. pylori cuando se utiliza como complemento de la terapia triple y redujo la tasa de efectos adversos relacionados con el tratamiento.

En un tercer meta-análisis de 10 ensayos, la suplementación con Lactobacillus aumentó las tasas de erradicación de H. pylori, mientras que disminuyó la incidencia global de efectos adversos.

Los probióticos ayudan al tratamiento con omeprazol y antibióticos en la erradicación del Helicobacter pylori

Enfermedad de Crohn

Un meta-análisis mostró que el 80% de los pacientes que recibieron un tratamiento con probióticos entró en remisión, en comparación con el 83% en el grupo placebo. Los investigadores concluyeron que no había pruebas suficientes para el uso de probióticos para la inducción de la remisión en la enfermedad de Crohn.

 Otro meta-análisis de 7 estudios pequeños, no encontró evidencia significativa de apoyo del uso de probióticos para el mantenimiento de la remisión en la enfermedad de Crohn en comparación con aminosalicilatos o azatioprina (medicamentos para tratar la enfermedad de Crohn).

Un pequeño estudio en esta revisión encontró que había un beneficio para la combinación de S. boulardii con un nivel reducido de la terapia de mantenimiento estándar, en comparación con el tratamiento estándar solo, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

Por lo que concluyeron que todos los estudios analizados incluían un número pequeño de pacientes y pueden haber carecido de poder estadístico para mostrar diferencias en caso de que existieran. Se necesitan ensayos más amplios para determinar si los probióticos son beneficiosos en la enfermedad de Crohn.

Faltan estudios para determinar su real efecto sobre la enfermedad de Crohn, la evidencia hasta ahora no muestra que sean efectivos.

Colitis Ulcerosa

En una revisión, en donde compararon el tratamiento convencional versus el tratamiento convencional más probióticos para la remisión o mejoría clínica en los pacientes con colitis ulcerosa activa, no encontró diferencias significativas entre los grupos.

Otro meta-análisis de 4 estudios encontró que en comparación con el placebo o el tratamiento con mesalazina (fármaco utilizado para enfermedades inflamatorias del intestino), los probióticos no tenían un beneficio para el mantenimiento de la remisión en colitis ulcerosa. La tasa de recaída fue del 40,1% en el grupo con probióticos en comparación con 34,1% en el grupo de mesalazina. El número de efectos adversos fue similar en ambos grupos.

La evidencia disponible muestra que los probióticos no son útiles en el tratamiento de la colitis ulcerosa.

Síndrome de Intestino Irritable (SII)

Sucede lo mismo que en el caso anterior, ya que mayor evidencia es requerida para conocer la utilidad de los probióticos en esta enfermedad.

Los suplementos probióticos, pero no yoghurt que contienen probióticos, reducen los síntomas del SII.

La investigación sugiere que los desequilibrios en la flora gastrointestinal, junto con la consiguiente disfunción en las barreras intestinales y translocación de la flora intestinal, pueden desempeñar un papel en los síntomas asociados con el SII, como dolor abdominal, distensión abdominal, diarrea y constipación.

Hay pocas opciones terapéuticas eficaces para los pacientes que sufren de SII.

 En una revisión sistemática, los probióticos fueron significativamente más eficaces que el placebo para los pacientes con SII. Esta opinión no evaluó la diferencia entre diversos especies y cepas probióticas.

 En un estudio, la cepa probiótica Bifidobacterium bifidum MIMBb75 resultó ser seguro y beneficioso para el tratamiento de los síntomas del SII y mejorar la calidad de vida de los pacientes en una escala de 7 puntos de la evaluación global de los síntomas del SII. Casi la mitad (47%) de los pacientes que recibieron B. bifidum MIMBb75 informó un alivio adecuado, en comparación con 11% en el grupo placebo.

Un último estudio que comparó yoghurt que contiene probióticos y yoghurt sin probióticos concluyó que el con probióticos no tenía beneficios para tratar los síntomas de SII. Después de 4 semanas, el 57% de los pacientes que consumieron el yoghurt con probióticos informó un alivio adecuado, en comparación con el 53% de los que comieron yoghurt sin probióticos, diferencia que no fue estadísticamente significativa. Después de 8 semanas, esas cifras fueron del 47% y 68%, respectivamente.

No hay evidencia suficiente como para demostrar que los yoghurts con probióticos son útiles en el tratamiento del sindrome de intestino irritable, aunque sí hay evidencia que muestra que los suplementos de probióticos sirven.

Próximamente, en el siguiente artículo de esta serie, revisaremos los efectos que la publicidad de las marcas de lácteos en Chile le atribuyen a los probióticos, ¡No se lo pierdan!

Comentarios