Huevos y Colesterol

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  , 

cover-image

¿Realmente comer huevos aumenta nuestro colesterol?

Muchos pacientes nos han preguntado si el huevo es dañino o si realmente eleva el colesterol. Durante años, el huevo, fue criticado y considerado malo para el corazón. Pero, ¿Es realmente poco saludable?

Primero conozcamos un poco sobre colesterol:

El colesterol es necesario para producir vitamina D, hormonas esteroides y ácidos biliares. Es también un componente de las membranas celulares, por lo tanto es fundamental para nuestro organismo.

Como es una sustancia grasa, cuesta que se mezcle con la sangre, por lo que viaja junto a lipoproteínas: LDL y HDL (comúnmente hablado como colesterol “malo” y “bueno”) LDL significa lipoproteína de baja densidad y transporta el colesterol y las grasas desde el hígado hasta el resto del cuerpo.

HDL significa lipoproteína de alta densidad y son las responsables de retirar el exceso de colesterol y transportarlo al hígado para su eliminación.

Las LDL se asocian a un mayor riesgo (por su capacidad de oxidarse) y las HDL se asocian a la reducción de riesgo.

EL colesterol total incluye el LDL y el HDL, por lo que un colesterol HDL alto, también aumentará el colesterol total.

Existen subtipos de partículas LDL:

  • LDL pequeñas y densas: Se trata de pequeñas lipoproteínas que pueden penetrar fácilmente la pared arterial, que provocan las enfermedades del corazón.
  • LDL grandes: Estas lipoproteínas son grandes y no penetran fácilmente las arterias.

Las partículas pequeñas y densas también son mucho más susceptibles de oxidarse, lo cual es un paso crucial en el proceso de la enfermedad cardíaca.

Las personas con las partículas LDL en su mayoría pequeñas tienen tres veces más riesgo de enfermedades del corazón, en comparación con aquellos con partículas de LDL en su mayoría grandes.

El organismo obtiene colesterol de dos formas: de la dieta (alimentos de origen animal) llamado colesterol exógeno y del hígado, llamado colesterol endógeno.

La producción puede disminuir cuando comemos alimentos ricos en colesterol y aumentar cuando comemos alimentos sin colesterol.

La polémica respecto al consumo de huevo y niveles de colesterol partió en 1972 cuando la American Heart Association recomendó que las personas debían limitar el consumo de huevo a menos de 3 veces por semana.

Los huevos son de hecho ricos en colesterol. Tienen aproximadamente 235 mg por huevo (yema), lo cual los hace ser una de las fuentes más ricas en colesterol por porción, sin embargo esto no significa necesariamente que comer huevos aumenta el nivel de colesterol.

Recientemente, estudios han descubierto que los culpables más grandes en los niveles de colesterol son las grasas trans (de los cuales los huevos tienen 0g / huevo) y grasas saturadas (1,5 g / huevo). Por lo tanto el huevo, en especial la yema, prácticamente no contiene (o muy poco) las sustancias que provocan el aumento del colesterol.

Los huevos tienden a elevar el colesterol HDL (el “bueno”) y a cambiar el LDL (el “colesterol malo”) a un subtipo grande (LDL grandes) que no está asociado con un mayor riesgo de enfermedades del corazón.

Un estudio descubrió que 3 huevos al día reduce la resistencia a la insulina, aumenta el HDL y aumentan el tamaño de las partículas de LDL en hombres y mujeres con síndrome metabólico. Ahora, esto no significa que puedan comer esos 3 huevos al día, en nuestra opinión, depende de cada persona, patologías asociadas, etc.

Otro estudio del año 2013 se encontró que el consumo de hasta un huevo por día no se asoció con un mayor riesgo de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular en personas sanas. Sin embargo en diabéticos tenía mayor riesgo de enfermedad coronaria y un menor riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico.

Además de todo esto, el huevo contiene nutrientes importantes para nuestro organismo, se encuentra entre las mejores fuentes de proteínas de la dieta. De hecho, el valor biológico (una medida de la calidad de la proteína) se evalúa a menudo mediante la comparación de los huevos, que dan la puntuación perfecta de 100.

Contiene colina, las yemas son una de las mejores fuentes de este nutriente esencial. Se requiere para sintetizar el neurotransmisor acetilcolina y es también un componente de las membranas celulares. La colina es necesaria para el desarrollo del cerebro en un feto en desarrollo y también puede ser importante para la función cerebral en los adultos.

Una baja ingesta de colina se ha relacionado con enfermedades del hígado, enfermedades cardiovasculares y trastornos neurológicos.

Contiene vitamina B12 (importante para desarrollo de los glóbulos rojos de la sangre, mantenimiento de los nervios y la función normal del cerebro), vitamina B2 (implicada en reacciones de producción de energía para los procesos biológicos, formación de anticuerpos y glóbulos rojos), vitamina A (influye en el proceso de crecimiento y reparación de la células que conforman nuestra visión, mucosas, piel, uñas, esmalte dental y cabello, además de proteger el sistema inmune) vitamina B5 (importante en el metabolismo de la energía) y selenio (protege frente al daño oxidativo, tiene efecto sobre el sistema inmune).

Como si fuera poco el huevo contiene dos antioxidantes que tienen efectos protectores en el ojo; luteína y zeaxantina. Estos antioxidantes reducen significativamente el riesgo de degeneración macular y cataratas, que se encuentran entre las principales causas de discapacidad visual y ceguera en los adultos mayores.

Es muy importante mencionar que casi todos los micro y macronutrientes están contenidos en la yema, la clara sólo contiene proteína.

Como conclusión, nuestra recomendación es que si llevan una dieta saludable no hay problema en consumir 1 huevo diario, de hecho son mayores los beneficios.

Comentarios