¿Deberíamos preferir el método de 5 masas para evaluar nuestros pacientes?

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  , 

cover-image

Al escoger un método para evaluar la composición corporal de nuestros pacientes nos parece que deberíamos cumplir requisitos mínimos:

  1. Validación General (Idealmente vs Gold Standard)
  2. Validación Local
  3. Simpleza de Mediciones
  4. Confiabilidad de resultados

¿En qué consiste el modelo de 5 masas?

Es un modelo que asume que tanto el cuerpo dividido en 5 compartimientos como sus respectivos indicadores antropométricos, se comportan en forma proporcional en relación a un modelo llamado Phantom, que depende de la altura del individuo1

Se propone como ventaja que proviene de un modelo que es independiente de una población, por lo que podría ser utilizado universalmente.

Las 5 masas son:

  • Piel: se calcula en base a densidad de la piel y espesor, obtenidos de una estudio hecho en cadáveres2

Más otros 4 componentes que se calculan en base a desviación de diversas medidas seleccionadas con respecto al standard Phantom2.

  • Tejido adiposo
  • Músculo
  • Hueso
  • Tejido residual

¿Phantom?

El modelo Phantom no es más que un método para transformar una ecuación paramétrica en una del tipo Z-Score.

Fue creado inicialmente para su uso en evaluación de crecimiento3, pero posteriormente abandonado por su inconsistencia4. Proviene de datos que no se distribuyen normalmente por lo que presenta una serie de complejidades estadísticas que limitan su uso e interpretación5

El “Phantom” es una serie de “promedios” que se utilizan como herramienta matemática. Representa un individuo asexuado determinado arbitrariamente, que en sí mismo no tiene utilidad alguna, es un promedio que no representa un individuo sano ni normal, por lo que no es interpretable por sí solo, a diferencia de, por ejemplo, las tablas de crecimiento, donde el valor de Z = 0 representa el promedio de niños sanos.

¿Por qué utilizar z-scores respecto al modelo Phantom en vez de realizar los cálculos directamente?

Las circunstancias en las que se utiliza una ecuación en Z scores son las siguientes6:

Cuando se necesita una forma simple de evaluar mediante Z scores un parámetro que debe ser calculado por una ecuación paramétrica. Conocer el Z score con respecto a un modelo arbitrario no aporta información, porque no determina desviación de lo normal.

Cuando sabemos que si el Z score es cero, el parámetro calculado se concuerda con el modelo de referencia. En el caso del modelo Phantom si el valor Z es cero no representa una “meta”.

También cuando sabemos que los modelos de referencia (particular o general) que se usen tendrán un valor Z cercano a cero en la población en la que se aplicará. De hecho valores “grandes” de Z pueden indicar un mal poder predictivo del modelo.

Si el Z score de algún parámetro del modelo Phantom de un individuo es < 4,5 el p-value es < 0,05. Es decir, si el Z score de algún parámetro es >= a 4,5 el modelo no es capaz de predecir con un 95% de confiabilidad el resultado.

Si evaluamos a una persona que pertenece a un grupo cuyo promedio para un valor esté alejado del promedio Phantom, como por ejemplo algunos deportistas, 5 masas no es un buen modelo.

Esto ha llevado a la creación de modelos que complementan al Phantom, para ajustarlo a poblaciones particulares7.

¿Está validado?¿Es confiable?

El método establece dos criterios de evaluación de su validez1:

Capacidad para predecir el peso total

Valida el método comparándolo en relación a la suma total de fracciones calculadas, no valida las proporciones obtenidas de él ya que errores sistemáticos que se compensen no se hacen evidentes.

Capacidad comprobada de haber predicho el peso de las fracciones en la disección de 25 cadáveres2.

Al revisar el paper que describe las disecciones nos encontramos con que:

  • Se realizaron en adultos mayores Belgas
  • Sólo dos habían fallecido por causa de accidente y suicidio, el resto por enfermedades crónicas que pueden alterar la composición corporal (enfermedad cardiovascular, renal, respiratoria y cáncer)
  • El promedio de edad era 76 años
  • 12 de los 25 cadáveres fueron embalsamados previo a la disección
  • Luego de embalsamados pesaban en promedio 4 kilos más que al momento de ser recibidos en la morgue
  • Debieron dejar de usar cadáveres embalsamados porque “la distribución desigual del fluído alteraba los pesos de los tejidos y sus medidas antropométricas”
  • Midieron tejido adiposo, no grasa corporal total

Por todo lo señalado, los datos de cadáveres embalsamados no deberían utilizarse para validar un modelo para uso in vivo, y los de los no embalsamados pueden ser utilizados como medio para la validación de un método que se aplicará en individuos con características similares a los cadáveres que se diseccionó, no a población general y menos en casos particulares de características tan diferentes como deportistas jóvenes, como los creadores de la fórmula sugieren8.

En los cadáveres, el método 5 masas subestimó el tejido adiposo (-3,6%) en mujeres y lo sobreestimó en 5,8% en hombres. Subestimó masa muscular en sólo 1%. Sobreestimó masa ósea 3,7% en mujeres y subestimó en hombres en 6,7%.

Medidas complejas:

Requiere más medidas que el resto de los métodos, de mayor complejidad, con el consiguiente aumento de la probabilidad de error y necesita equipo que puede ser costoso. (Un cáliper fabricado por la empresa de propiedad del creador del método puede llegar a costar casi CLP$300.000 o USD$450)

Comparabilidad de resultados:

Es el único método que no mide grasa corporal total, sino que tejido adiposo8, lo que lo hace no comparable con DEXA, Pletismografía, Impedanciometría o cualquiera de las otras fórmulas existentes.

Dato Final:

Analizamos el sujeto 27 de la serie de cadáveres utilizados para validar este método2, debido a que cumple criterios que nos parece que lo hacen el único similar a un paciente común:

  1. No fue embalsamado
  2. Tenía 55 años al momento de fallecer (el más joven incorporado al estudio)
  3. Falleció por suicidio y no por enfermedad crónica (es el único no embalsamado que no falleció de enfermedad crónica)

Los resultados fueron los siguientes:

Como podemos ver predice en este caso con exactitud el peso óseo, pero subestima el peso de la piel en casi un 20%, el del músculo en 11,6% y sobreestima el peso del tejido adiposo en 6,9%. Estos resultados presentan en este caso un margen de error igual o incluso peor que modelos más simples.

Conclusión:

El método de 5 masas es un método más complejo, que requiere equipamiento que puede resultar costoso, que entrega resultados no comparables con otros métodos y sin exactitud o precisión demostrada, que no ha sido validado aún en población general, deportistas y menos en nuestro país.

Por ello, mientras no exista real validación o ventajas, no existen razones para preferirlo por sobre otros métodos más simples, siempre y cuando nos preocupemos de escoger el adecuado para cada paciente.


Bibliografía


  1. Kerr, D. A. An anthropometric method for the fractionation of skin, adipose, muscle, bone and residual tissue masses in males and females age 6 to 77 years. M.Sc. Thesis, Simon Fraser University, 1988.
  2. J. P. Clarys, A. D. Martin and D. T. Drinkwater. Gross Tissue Weights in the Human Body By Cadaver Dissection. Human Biology Vol. 56, No. 3 (September 1984), pp. 459-473
  3. Ross WD, Wilson NC. A stratagem for proportional growth assessment. Acta Paediatrica Belgica,(Suppl. 28), 169-182. 1974.
  4. Shephard RJ, LaBarre R, Jéquier JC, Lavallee H, Rajic M, Volle M. The “unisex phantom,” sexual dimorphism, and proportional growth assessment. Am J Phys Anthropol. 1985 Aug;67(4):403-12.
  5. Enrique Ordaz Romay. Changed reference models in proportionality analysis. arXiv:physics/0602064 [physics.data-an]
  6. Enrique Ordaz Romay. Transformation of equations in analysis of proportionality through referent models. arXiv:physics/0602154 [physics.data-an]
  7. M. D. Cabañas Armesilla, M. I. Maestre Lopez, A. Herrero De Lucas. Estudio de dos propuestas sobre el modelo «phantom» de proporcionalidad de Ross y Wilson. Biomecánica, 16 (1), 2008, pp. 7-12
  8. Ross, W.D. Kerr, D.A. Fraccionamiento de la masa corporal: un nuevo método para utilizar en nutrición clínica y medicina deportiva. Apunts Med Esport. 1991;28:175-88 - Vol. 28 Núm.109

Autores:

Nta. Natalia Tasso L. - Dr. Nicolás Vera Z.

Comentarios