Beneficios de la Chía

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  ,  , 

cover-image

La semilla de Salvia hispanica L. más comúnmente conocida como chía es un alimento tradicional en América Central y del Sur, actualmente es ampliamente consumida por sus diversos beneficios para la salud, especialmente el mantenimiento de los niveles de lípidos en sangre. Son una excelente fuente de ácidos grasos Omega 3, y también contienen fibra, proteínas, minerales y antioxidantes.

Nuevas investigaciones sugieren que la inclusión de las semillas de chía como parte de una dieta saludable puede ayudar a mejorar los factores de riesgo cardiovascular como la reducción del colesterol, los triglicéridos y la presión arterial y promover la pérdida de peso, sin embargo, no hay muchos estudios publicados sobre los beneficios para la salud de consumir las semillas de chía, y gran parte de la información disponible se basa en estudios en animales o estudios en humanos con un pequeño número de participantes en la investigación.

chia chia


Composición química de la chía:

La semilla contiene de 25% a 40% de aceite, siendo un 60% de la serie omega-3 (ácido alfa-linolénico) y 20% de omega-6 (ácido linoleico). Ambos ácidos grasos esenciales son requeridos por el cuerpo humano para una buena salud, y no pueden ser sintetizados por éste.

Hay muchos factores que pueden causar variaciones en las concentraciones de los ácidos grasos y las proteínas en la semilla de chía.

Uno de ellos es la zona de cultivo de la propia planta. Las diferencias en el medio ambiente, los cambios climáticos, la disponibilidad de nutrientes, año de cultivo, o las condiciones del suelo juegan un papel crucial a las variaciones.

No da lo mismo donde fue cultivada la chía que consumimos

La cantidad de proteína es menor en la chía cultivada en lugares expuestos a temperaturas más altas y la cantidad de ácidos grasos insaturados (saludables) es mayor a mayor altura.

La chía contiene una muy alta concentración de antioxidantes, que pueden explicar en parte sus efectos benéficos para la salud cardiovascular y que al provenir de la dieta, tienen un efecto que es superior al de los suplementos

Además es una muy buena fuente de proteínas, tiene una mayor contenido de éstas en relación a otras semillas de consumo habitual como el trigo, maíz, arroz, avena, cebada y amaranto.

**Estudios en Humanos: **

Existen cuatro estudios en el cual utilizaron semillas de chía para comprobar sus beneficios:

El objetivo del primer estudio era evaluar la eficacia de la semilla de chía en la promoción de la pérdida de peso y alteración de los factores de riesgo de enfermedad en adultos con sobrepeso. Se concluyó que la ingesta de 50g de chía en hombres y mujeres con sobrepeso/obesidad durante 12 semanas no influyó en la masa corporal, la composición, o factores de riesgo de enfermedad.


En otro estudio participaron 67 personas con síndrome metabólico, en donde se les dio a beber una mezcla de chía, nopal, soya y avena dos veces al día; las semillas de Chía fueron incluidas en esta mezcla debido a la presencia de ácidos grasos y antioxidantes que promueven una reducción en la respuesta inflamatoria.

Evaluaron si habían cambios en las variables bioquímicas del síndrome metabólico e intolerancia a la glucosa.

Se concluyó que los diferentes modos de acción de los componentes de la mezcla contribuyeron, en conjunto, a la producción de un efecto beneficioso, disminuyendo triglicéridos, marcadores de inflamación y de resistencia a insulina.


En el tercero se estudió a 62 mujeres postmenopáusicas con sobrepeso, por 10 semanas, dividiéndolas en tres grupos para suplementar su dieta con 25g de chía entera, molida, o placebo.

Se encontró que sólo el consumo de chía molida aumentó la concentración de algunos ácidos grasos esenciales en el plasma, pero no cambió los factores de riesgo de enfermedad ni los marcadores de inflamación.


En el último estudio en donde 11 participantes sanos consumían 50g de pan blanco, que contenía 0, 7, 15 o 24 gramos de semillas de chía, se concluyó que los participantes tuvieron una reducción de la glicemia post prandial directamente proporcional a la cantidad de chía, y una prolongación de la sensación de saciedad.

Probablemente los altos niveles de fibra dietética, calcio, magnesio y la capacidad antioxidante de la chía hayan sido los principales factores desencadenantes de estos efectos.

Que podemos concluir de la Chía:


Disfruten las semillas de chía por su sabor, o para aumentar la cantidad de fibra, calcio, antioxidantes y omega 3 en su dieta, pero ¡no esperen que les ayude a bajar de peso!.

Tiene un efecto protector sobre la salud cardiovascular cuando se consume junto a otros alimentos saludables. Faltan estudios para determinar las verdaderas propiedades de la chía y su magnitud.

No existe una fórmula mágica (ni un alimento mágico) para la pérdida de peso. Si eso es lo que buscas, necesitas seguir una dieta saludable, variada, con porciones medidas y aumentando la cantidad de actividad física.

Comentarios