Cafeína

por Natalia Tasso Lahr — en  ,  ,  , 

cover-image

Continuamos con la evaluación de los llamados “quemagrasa”, revisando los efectos de la cafeína, componente habitual de los suplementos que dicen tener estas propiedades.

Cafeína

Es un alcaloide que se encuentra naturalmente en una serie de alimentos y bebidas, como el café, el té y el cacao. Es absorbida desde los alimentos y bebidas con un peak de concentración plasmática a los 30 a 90 minutos y una vida media de 4 a 6 horas.

Efectos de la cafeína en el metabolismo

Gran parte del interés en los efectos de la cafeína en el metabolismo proviene de estudios realizados en los años 70. Los estudios iniciales mostraron que la cafeína ingerida antes del ejercicio podía elevar significativamente la oxidación de grasas y el rendimiento. Los estudios también mostraron un cambio del metabolismo en el ejercicio, del consumo de carbohidratos al de grasa luego del consumo de cafeína.

Con estos hallazgos se desarrolló la teoría que la cafeína potenciaba la oxidación de las grasas manteniendo así las reservas de glicógeno lo que llevaba a una mejora en el rendimiento deportivo. Más tarde estos dos efectos fueron disociados, atribuyéndose el efecto sobre el rendimiento deportivo al efecto de la cafeína sobre el sistema nervioso central.

Sin embargo la cafeína también aumenta la actividad del sistema nervioso simpático, estimulando la liberación de ácidos grasos desde el tejido adiposo y/o depósitos intramusculares. Este mecanismo, que ocurre indirectamente a través del aumento de los niveles de adrenalina en la sangre, tiene el potencial de aumentar la disponibilidad de ácidos grasos para su oxidación. Otro mecanismo que se ha estudiado, aunque sólo in vitro, es la modulación de enzimas que controlan la oxidación de grasas

Se ha mostrado que la cafeína posee un efecto termogénico a corto plazo.

Efectos sobre el peso

En un estudio en el que durante 24 semanas se administró cafeína a pacientes obesas mientras se encontraban en una dieta con restricción energética, se encontró que tanto en el grupo con cafeína como en el placebo hubo baja significativa de peso. Sin embargo la pérdida de peso no difirió entre ambos grupos.

También se ha demostrado que luego de consumir un suplemento de efedrina y cafeína por 6 meses se consigue una baja de peso y de grasa corporal mayor que el placebo. Sin embargo hay estudios que sugieren que esta sensibilidad a la cafeína puede ser perdida con el tiempo y que en grandes consumidores habituales de cafeína no existe.

Entonces, la ingestión a corto plazo de cafeína tiene el potencial para acelerar el metabolismo, pero puede no ser lo suficientemente potente por si sola para actuar como un producto para bajar de peso si se ingiere por largos períodos de tiempo o en consumidores habituales de cafeína.

En resumen, la cafeína puede en algunos casos acelerar el metabolismo en reposo o la oxidación de grasas (en reposo o en ejercicio de baja intensidad). Sin embargo, por si sola no es efectiva para bajar de peso y su administración como suplemento es efectiva sólo a corto plazo.

Comentarios